viernes, 8 de abril de 2011

Mientras llovía, yo entré.


     Lentitud. Nada avanza. Botón. Pizarra de anuncios; clases de yoga. Puerta. Piso 15. Ventana. Señora. Botón. ¿Qué tanta carga puede soportar alguien de 1.57 mts.? Verduras y papeles. Guitarra al suelo. Correa al hombro. ¡Buenos días! Canas. Pañuelo y su respectiva nariz. Piso 4. Adiós. Macetero en el pasillo; son Camelias Japónicas. Piso 7; botón. Abrigo verde esmeralda. Voy subiendo. Ok. Botón. Piso 10. Sí. Sí, mucho frío estas semanas. Se conservan rojas pero caen con el viento. Lentes burdeo. Suena mi celular. No, equivocado. Piso 15. Buenos días, adiós. Tapete de bienvenida. ¿Dejará de llover  durante el día? Los perros deberían comer comida para perros. Cubrecama rosado pastel. Timbre. ¡Sal! ¡Sal de aquí! Quédate en el balcón pequeño can. Sí, soy yo. Ojos marrones. A final de mes me pagan, lo juro. Amargura en la boca. Otra vez arroz y pollo. Tengo prueba de anatomía mañana. Luces rojas y sirenas. Gritos. Esto de vivir en una Avenida. Cepillo de dientes. Libro de anatomía. Sin mi taza de café no soy nada. Hola, llamaba para saludar. Nunca quise al primo Jorge. Me sentiría mal si no compro los pasajes en esta ocasión. La familia es la familia. ¿Cómo era el número? Estoy en bancarrota. Llamaré en cuanto sepa, buenas tardes. Aire acondicionado. Los cigarros ya no son los de antes. Y yo que le tenía miedo a las alturas. Poco que hacer, es fin de semana. Corbata, fuera. Woody Allen no me falles hoy.  ¿Comprar las películas? ¿Para qué? Me había olvidado de ti; entra, está helado afuera. Descargando película. Odio cuando esto sucede. Bueno, dormir siempre es una muy buena opción.